Acaba con los problemas de circulacion en tus manos

acaba-con-los-problemas-de-circulacion-en-tus-manos

Los trastornos circulatorios son problemas muy comunes entre todos nosotros hoy en día. La mala circulación es la causante de la celulitis, del frío en manos y pies, de los calambres nocturnos… e incluso de los problemas de nuestras manos. Estos problemas se deben al almacenamiento de lípidos en las paredes de los vasos sanguíneos.

Por desgracia, la mala circulación de la sangre influye de manera muy negativa en nuestra vida. Y es que todos los trastornos que es capaz de ocasionar, pueden ser muy molestos. Por eso hay que atajar el problema y cambiar de hábitos que contribuyan a que la circulación de nuestro cuerpo mejore.

Nuestra circulación sanguínea puede sufrir complicaciones provocadas por el mal estado de las venas o de las arterias:

  • Venas: Cuando una o varias venas no transportan correctamente el flujo sanguíneo desde las extremidades inferiores al corazón, las válvulas de las venas afectadas hacen que la sangre se estanque en las piernas y los pies. Esto produce síntomas como hinchazón, dolor o calambres en las piernas y pueden aparecer varices y úlceras. Además, esta dolencia frecuentemente es debida a razones genéticas.
  • Arterias: Cuando son las arterias las que no funcionan de manera eficaz por estrechamientos u obstrucciones, la mayoría de las ocasiones son provocadas por la presencia de coágulos sanguíneos. Sus síntomas son dolores en las piernas (sobre todo al caminar), entumecimiento, hormigueo, debilidad, palidez y frialdad de la zona afectada. Estos problemas son más frecuente en personas mayores de 45 años, personas con diabetes o con trastornos cardiovasculares.

Para no sufrir de problemas de circulación, es conveniente adoptar una serie de hábitos para evitar que en el futuro, tengamos problemas de este tipo:

  1. No fumes: el tabaco estrecha las arterias, reduciendo el flujo de sangre en todo el cuerpo (el 30% de los infartos están provocados por este hábito).
  2. Controla el estrés: la descarga de adrenalina que se produce en situaciones de estrés continuado aumenta la frecuencia cardíaca y la tensión arterial.
  3. Adopta buenas posturas: si pasas mucho tiempo en la misma postura (de pie o sentada), procura hacer descansos cada 30 minutos y mueve las piernas.
  4. Haz deporte: caminar una hora al día, nadar o ir en bicicleta ayudará a mejorar tu circulación.
  5. No uses ropa ajustada: los calcetines, la ropa interior y los pantalones apretados oprimen las piernas y entorpecen la circulación. El mismo problema ocurre al llevar zapatos de tacón alto.
  6. Cuidado con la píldora: este tipo de anticonceptivo facilita la formación de coágulos en la sangre, debido a su alta carga hormonal.

Mímate y cuídate todo lo que puedas -y un poquito más-. Si quieres lucir unas manos perfectas sigue estos consejos de manera habitual, y comprobarás como mejora su circulación:

  1. Masajes relajantes: aprovecha el momento en que te aplicas la crema de manos para masajearlas desde la punta de los dedos hasta la muñeca, con movimientos circulares y muy suaves.
  2. Usa guantes: si realizas alguna tarea que pueda dañar tus manos, protégelas siempre con guantes de látex o gamuza.
  3. Siempre agua fría: lávate siempre con agua fría y sécate bien para evitar que te salgan grietas. Evita usar agua caliente porque el calor deshidrata tu piel y usa jabones que contengan sustancias protectoras como el aloe vera.
  4. Circulación activa: para evitar problemas circulatorios o hinchazón, levanta las manos de vez en cuando y haz movimientos circulares.
  5. Gimnasia manual: para que tus manos mantengan su agilidad y elegancia, puedes ejercitarlas manipulando dos pelotitas de goma o cualquier otro objeto sin forzarlas.
  6. Crema hidratante: las manos necesitan aplicación varias veces al día de crema hidratante. Hazlo sin olvidar los espacios entre los dedos y las uñas.

Imagen | Kialaya

En CentroMujer | Para las puntas abiertas de tu cabello aceite de sésamo, Queratina líquida, cuida tu pelo tras el verano, Karin Herzog, aporta a tu piel el oxígeno que se merece

Dejar un Comentario