Comer para no engordar

Según los últimos estudios, comer rápido incrementa hasta el triple el proceso de aumentar el peso corporal. Por lo tanto se ha demostrado que  comer muy rápido o con prisas, incrementa hasta el doble el riesgo de sufrir obesidad. Por lo tanto, primera regla para no engordar es comer despacio y masticando los alimentos.

Otro factor a tener en cuenta es que la leptina y la insulina, que se producen en el tejido adiposo y tienen propiedades de inhibir el hambre, pueden no estar haciendo su función, debido a la ansiedad por comer y también el estrés.


También existe un factor de riesgo así como un gen de la saciedad, lo que quiere decir que muchas personas vienen predispuestas a tener menos saciedad que otras, y por lo tanto comen menos. Si a todos estos factores, le sumas hábitos alimentarios o costumbres inadecuadas en la alimentación, el problema puede ser mayor y sufrir incluso obesidad mórbida.

Por otro lado, para no engordar e incluso perder peso, lo importante es no distraerse mientras comes, ver la televisión, leer, ya que ello te puede derivar a comer sin sentido o como un autómata pero cantidades que no controlas. Y por supuesto si te pones a ver una película con bandejas de snacks y palomitas, te pondrás ‘las botas’ sin darte cuenta y más calorías innecesarias para tu cuerpo.

Evita comer alimentos, por ejemplo en purés porque al ser tan ligeros y no tener que masticar como las verduras y legumbres el proceso es más rápido. Por lo tanto lo perfecto es comer y masticar cada bocado muchas veces, quizás al principio te cueste, pero una vez que te acostumbres parece una tontería pero el masticar los alimentos te permitirá no engordar y sobre todo evitarás sufrir de gases y problemas digestivos como la gastritis.

Imagen | perdidadepeso