La arcilla o barro como tratamiento para nuestra piel

arcilla-barro-tratamiento-piel

No creo que sea nada nuevo el saber que el barro o más en concreto la arcilla es lo más apropiado para limpiar la piel e igualmente para tenerla radiante por su poder desintoxicante.

Ya que diversos estudios han llegado a la conclusión que la arcilla puede proporcionar a la piel diversos beneficios, más de los que nos podemos imaginar.

Además solo tenemos que ver como cada vez hay más tratamientos estéticos en los cuales incluyen la arcilla.  Puesto que algunas de sus propiedades son: regenerativas, refrescantes, descongestionantes, purificadoras, cicatrizantes, absorbentes, calmantes y antibióticas.

La arcilla puede ser empleada en cataplasmas y mascarillas y lo cierto es que la arcilla tiene la extraordinaria propiedad de dirigirse siempre al punto infectado del cuerpo para limpiarlo y sanarlo.

Pero hablando en términos más comunes para entendernos. La arcilla, por poner un ejemplo ayuda a limpiar los puntos negros y espinillas de la piel al igual que son las ideales para las pieles grasas por su poder de absorción.

Pero como en todo hay distintos tipos de arcilla ideadas para un tipo de piel o propiedad.

  • Arcilla blanca: aparte de tener propiedades antibacterianas, desintoxicantes y remineralizantes, también puede ayudarnos a aclarar las manchas que aparecen en la piel. Es decir, que posee un efecto blanqueador debido a su composición y aporta luminosidad y está más recomendada para las pieles secas.
  • Arcilla roja: tiene un gran poder desintoxicante y remineralizante pero no reseca tanto la piel. Por esta razón, no hay ningún problema en recomendarla para las pieles sensibles.

Su color rojizo se debe a un mayor contenido de óxidos de hierro y aluminio, por lo que tiene propiedades astringentes y absorbentes ideal para las pieles grasas. En cosmética natural encontramos mascarillas muy efectivas que no causan alergias ni irritaciones.

  • Arcilla verde: Está considerada como una maravilla por su capacidad de absorción, regulando el exceso de sebo, y sus propiedades purificantes, por lo que está particularmente indicada para las pieles grasas y pieles mixtas.

Su uso más desconocido es que ayuda en los procesos de cicatrización, quemaduras e irritaciones de la piel. Igualmente la podemos encontrar en mascarillas faciales o bien en cataplasmas ya que calma los dolores articulares y musculares.

A grueso modo estas son las propiedades de la arcilla, aunque también se combina con la aromaterapia y otros componentes que junto con la arcilla es el tratamiento perfecto y más  especifico.

Pero eso, para otro día.

Imagen | Termalista