“Las chorradas de mi padre” o como twittear con éxito

Que de los malos momentos se pueden sacar buenas oportunidades para triunfar es una feliz paradoja que a veces se cumple. Buena cuenta de ello puede dar Justin Halpern, el treintañero que se está forrando a costa de las peculiares filosofías de su padre, un cascarrabias de más de 74 años con el que fué obligado a vivir. La mala suerte de Justin empezó con sus anhelos literarios frustrados (como los de tantos otros guionistas de Hollywood) y la novia abandonándole, quedándose así sumido en una crisis económica de la cuál la única salida era volver al nido familiar para poder sobrevivir. En este estado de orgullo deplorable, Justin encontró a su Norma Desmond particular en la figura de este padre gruñón (Sam Halpern) que tenía que volver soportar con el retorno a su casa de San Diego (EE UU). Pero nuestro joven anti-héroe, en vez de deprimirse por eso y pasarse el día en las redes sociales buscando distracción, decidió aunar ambos conceptos y sacar partido a través de internet de la mina berborréica que tenía en casa. De pronto, los delirios paternos que no paraba de taladrarle los oídos se convirtieron en atractivos mensajes de 140 caracteres que empezaron a interesar a más gente que a su familia. De hecho mucha más gente, hasta el punto que el Twitter que creó para difundir la palabra del Señor (Halpern) alcanza hoy la impensable cifra de 2 millones de seguidores.

El blog del fenómeno "Shit my dad says"

Así es como la página de Twitter “Shit my dad says” (Chorradas que dice mi padre) nació en 2008, sin que ni el mismo padre de Justin supiera que existía ese sitio que recogía sus impresiones vitales, para ir pasando con los meses de la broma entre amigos a un verdadero fenómeno mundial. A parte, otros espacios online se llenaban con la historia familiar de los Halpern, como un blog con las mismas frases y otras anécdotas paterno-filiales.

Tal es la envergadura hoy del proyecto que el frustrado escritor empezó por azar que toda la sabiduría recogida en la red ha cogido forma en un libro, su primero y único de momento. El ejemplar es evidentemente todo un bestseller, consiguiendo situarse entre los 10 más vendidos en Estados Unidos según las listas de The New York Times.

Hace unos días que esta “novela 2.0″ ha llegado también a España (editado por RBA), para que nos podamos enterar cuando queramos de los pensamientos de este sabio norteamericano. El libro, según su autor (o más bien dicho, plagiador) es algo más que una suma de improperios. Sería más bien una especie de diario que recopila todos esos momentos en los que su padre le marcó o estuvo a su lado (por bien o por mal) y que se traducían siempre en perlas retóricas de un sabio de la cotidianidad. No hay que olvidar, sin embargo, que aún y la voluntad de escritor del californiano, no podemos valorar su labor como autor y él mismo lo reconoce: “mi libro no son más que las historias de mi padre. Lo único que hice fue encontrar la mejor forma de contarlas y mi esperanza es haber logrado algo pasable”.

Justin Halpern (con gorra) y su padre (al fondo) juntos en el béisbol

Además el fenómeno se ha extendido, como no podía ser de otra manera, a la televisión. La cadena CBS emite ya una serie basada en esta curiosa a la par que graciosa historia, de la que Justin Halpern es productor: “S#*! my dad says”. Se trata de una adaptación con ciertas libertades, protagonizada por William Shatner (el legendario capitán Krik de Star Trek) dando vida a Sam Halpern, este líder pensador de la actualidad. La primera temporada podrá verse próximamente en el canal Sony, después de que la televisión americana decidiera renovar a Shatner y los demás por una segunda.

Está claro que después de tanto triunfo en la realidad y en las redes virtuales, el progenitor se ha acabado enterando del asunto. Lo que sí es cierto es que el hombre se lo toma con filosofía (como venimos viendo que es su fuerte), y que prefiere acabar convertido en icono mediático sin él buscarlo que no cortarle el grifo de oro a su hijo.

Para vuestro deleite, estas son algunas joyas de la retórica Halperniana reunidas primero en el Twitter, luego en el libro y después en la televisión:
- “¿Te ha parecido duro? Pues si la guardería te está estresando, tengo muy malas noticias para ti respecto al resto de tu vida”.

- “Tienes cuatro años. Tienes que cagar en el inodoro. Y no se trata de una de esas negociaciones en las que hay un tira y afloja y llegamos a un término medio. En esta tú acabas cagando en el inodoro”

- “Escucha y no ignores lo que oyes”

- “El éxito de un padre es equiparable al más tonto de sus hijos. De nada sirve que ganes el premio Nobel, si a tu hijo le roba una puta, eres un fracaso”.