No si mi maxibolso

no-si-mi-maxibolso

Es sin ninguna duda el bolso más irresistible para complementar tu look pero este hábito puede causarte serios problemas en la salud. Dolor de cuello, contracturas de trapecio, tendinitis de hombro, dolor torácico, lumbago …

A pesar de todas estas dolencias no hay nada en contra de los bolsos XXL o maxibolso que son el ‘must’ de todas las temporadas y eso todo los diseñadores lo saben.

Por encima de los efectos secundarios, las mujeres que son adictas a los maxibolsos le encuentran más beneficios que inconvenientes. Práctico, cómodo, puedes llevar todo lo que necesitas y estar preparada para cualquier imprevisto. Por lo tanto es difícil resistirse a ellos.


Tampoco es necesario prescindir de algo que te gusta, pero sí hay que ser sensatas. El riesgo de los maxibolsos es creer que cabe todo y no pensar en  que puede llegar a pesar. Claro que la mujer de hoy es muy consciente de ello y es fácil evitarlo. Si analizamos el contenido del bolso, hay muchas cosas innecesarias de las que podemos prescindir.

La mujer adicta a los bolsos XXL son mujeres que le gustan de ser previsoras y llenarlo de todo lo necesario más todo lo posible que puede necesitar y por mucho que pretendan aligerarlo, siempre terminan llenándolo aunque a la hora de la verdad, está tan lleno que nunca encuentras nada.

No obstante para las que no sean capaces de limitar la capacidad, unos consejos no están del todo mal. Por ejemplo, no lo cuelgues de un solo hombro y acércalo lo más posible al centro de gravedad del cuerpo. Mejor llevarlo como bandolera y no con asas cortas y no superes el 1,5 por ciento de tu peso, para evitar posibles lesiones de espalda.

También es necesario una vez a la semana hacer limpieza profunda para eliminar todo lo que sobra y que no corra el riesgo el bolso de ser una papelera.

Imagen | Mistallesdesign