La seducción la mejor arma para mantener la llama en la pareja

La vida en pareja sufre un desgaste lógico por la convivencia diaria y los problemas que surgen. Cuidar a la otra persona y seguir alimentando la pasión son fundamentales para que el deseo no se apague y el amor se mantenga.

La pareja nunca debe dejar de seducirse y cortejarse. Un achuchón inesperado, una mirada cómplice o un halago son gestos que deberían darse con frecuencia. A estos se les ha de sumar la pasión y los encuentros íntimos, ya que el contacto físico es imprescindible.


Aunque una pareja estable valora los sentimientos por encima de otros aspectos, es importante cuidar el aspecto físico. La desidia, en la ropa, en el peso e incluso el la higiene, resulta poco atractiva. Siempre hay que mantener vivo el interés por seguir gustando a la otra persona.

Hazla sentir especial. Tratar a la pareja de una manera particular y única, haciendo que ésta se sienta especial, eleva su autoestima y refuerza la relación.

Y por supuesto hay que priorizar y valorar a la pareja por encima de otras cosas. Planificar un escapada, realizar algún deporte o curso que os guste a ambos, fortalece la unión y reaviva la emoción de estar solos.

Imagen | pasiones

Dejar un Comentario