“Me cuesta tanto olvidarte”, superar una ruptura amorosa

Aunque parece difícil, uno se puede recuperar de una ruptura amorosa. Para ello es importante tener en cuenta unas cuantas claves para recuperarse y levantarse. Según una entrevista realizada por abc.es a la psicoanalista Mariela Michelena y autora del libro: “Me cuesta tanto olvidarte”, aunque es difícil reponerse de una ruptura amorosa, pasados dos años de esa ruptura se puede pasar página. Para ello hay varias etapas emocionales por las cuales hay que pasar irremediablemente: “negación, rabia, miedo, dolor y pena, aceptación y reconocimiento, y reconstrucción de la vida.”

Según esta psicoanalista, uno de los motivos por los cuales se suele uno obsesionar es en parte por el tiempo que se ha invertido en esa pareja, ya sea por la cantidad de momentos vividos juntos, por el paso del tiempo, por el amor o por las ilusiones perdidas o por los planes de futuro no realizados. Todo ello no ayuda a olvidar sino más bien crea una sensación  de vacío o de angustia difícil de superar. Pero parece ser que pasados unos dos años el ser humano es capaz de reponerse y superar una ruptura. Según Mariela Michelena, además, es capaz de echar una mirada atrás y pensar: “cómo pude sufrir tanto por semejante idiota“.

Para esta psicoanalista, hay mitos que han hecho y harán mucho daño a las expectativas de las relaciones amorosas y son los típicos :“encontrar la media naranja” o el “príncipe azul”. Todos estos mitos llevan a tener relaciones con las personas que a veces tienen demasiadas expectativas o por contra, nos acostumbramos a pedir poco. Además, una de las recomendaciones de Mariela Michelena, es que hay que pedir ayuda cuando hay una dependencia emocional que se vuelve patológica o si por el contrario se es demasiado permisivo en la ruptura y se perdona todo.

Por otro lado, no se puede ser amigo de un ex dentro de este periodo de adaptación o de “duelo”, como lo llama ella a este periodo de dos años que se debe pasar para conseguir superar una ruptura amorosa. Para ello es necesario tener un amigo cerca y explicarle lo que se siente por dentro, a falta de un amigo o un hombro donde llorar, se debe buscar la ayuda de un especialista.

Aunque todo lo que explica esta psicoanalista parece interesante para recuperarse de una ruptura amorosa, me pregunto qué pasa cuando hay niños de por medio. Me cuesta creer que realmente se pueda pasar página y olvidar a alguien aún pasados los dos años de “duelo” (como lo llama ella) si hay hijos fruto de esa relación finiquitada. Por ello me pregunto si será tan fácil olvidar a alguien si tienes que tener un trato constante a causa de la educación y la felicidad de los niños. ¿Crees que es posible pasar página en este caso?

Fuente | abc.es

Foto | Dennis Dalton en Flickr