Personas espejo

mujer-espejo

Personas espejos son las que nos reflejan formas de conducta propia.

Personas espejos que están a nuestro alrededor y que podemos reconocer por el rechazo que nos provocan; cuánto más insoportable nos parece un comportamiento, más nos refleja una actitud propia, que al estar tan profundamente arraigada solo la podemos ver en  otra persona.

Esto se basa en que no podemos reconocer algo, que no está ya en nuestro interior y las personas espejo, estarían ahí para brindarnos una enseñanza, de modo que en el momento en que el aprendizaje, se hubiera culminado, desaparecerían de nuestro entorno por ser innecesarias; ya que  el universo siempre se rige buscando  la economía energética.

En la mujer un buen espejo es la madre y para el hombre, el padre.

Una chica joven, puede observar como llegado el momento, repite el mismo tipo de actuación que tanto ha criticado en su madre; la madre es la mejor maestra y un claro reflejo, un espejo donde la hija se mira y también se mide, en el proceso de individualización personal.

Un muchacho repite inconscientemente, los patrones aprendidos de su padre, se mueve en el mismo sistema de referencias que le llevan a exteriorizar,  actitudes similares.

Si pienso que mi madre es ésto o aquello, en mí también está. Cuando rechazo a un compañero pongo en evidencia mis propias resistencias, esas zonas erróneas que forman mi personalidad y que quiero separar de mi, endosándoselas a otra persona.

En nuestra cultura hay muchas imágenes para tratar este tema: “Ver la mota en ojo ajeno y no ver la viga en el propio” ; en psicología, al conjunto de estas actitudes que permanecen ocultas, a la parte consciente de la persona, se le llama la sombra , ampliamente estudiada por Carl Jung y es algo así como un peso, echado a la espalda que nos hace pesados e impide caminar hacia la felicidad.

La vida cotidiana, es un buen espejo de nuestro interior, observarla atentamente nos indica cuales de las actitudes propias son válidas y cuales hay que cambiar. Solo tenemos que mirar el espejo de nuestra realidad.

foto: flickr