Consejos de higiene bucal

Se piensa que con cepillarnos la boca y usar un buen flúor ya está todo controlado en cuando a la higiene bucal, pero no es así. Y es que a parte de los hábitos que se tengan se puede tener tendencia a padecer alguna enfermedad bucal.

 

Según tu genética y los hábitos que tengas tendrás más o menos tendencia a padecer algunos problemas como caries, dolor de encías o desgaste dental. Por eso ahora cada vez más se tiende a un cuidado de la boca personalizado. Pero aún así, siempre hay unos hábitos o consejos a tener en cuenta siempre.

Por ejemplo si no te cepillas los dientes en un margen de 18 horas se forma una fina capa de placa bacteriana en la línea de las encías. Entre las 18 y 36 horas, actúa y si no se quita puede causar gingivitis y a la larga incluso la pérdida de los dientes.

Por otro lado con la comida hay una subida de la acidez en la boca que reblandece el esmalte. La saliva neutraliza esta acidez y el esmalte vuelve a endurecerse, pero tarda 20 minutos. Aunque existe la creencia de que no hay que esperar, si te lavas los dientes enseguida puedes dañar el esmalte, por lo tanto lo recomendable es esperar una media hora.

El cepillo de dientes tiene que ser ni suave, ni duro un término medio está bien. Con el suave, las cerdas se doblan, aumenta su superficie de contacto con el diente y son más abrasivas, y con el duro tendría que estar prohibido porque desgasta los dientes y dañan las encías. Por lo tanto, se recomienda que las cerdas sean de nailon porque las de otro tipo acumulan mucha placa bacteriana en el cepillo. El cepillo hay que renovarlo cada tres meses.

No es recomendable usar mucha pasta de dientes y siempre con flúor porque remineraliza el esmalte y previene la caries. Un buen sustituto del colutorio es que antes de irte a dormir puedes cepillarte con muy poca pasta y luego escupir, sin aclararte los dientes con agua. Así el flúor está más tiempo en contacto con tus dientes.

El hilo dental, básico para retirar la placa bacteriana que se acumula entre los dientes. Debe usarse una vez al día. El mejor momento es antes de dormir porque por la noche disminuye la salivación y estamos más desprotegidos.

Y como consejo a tener en cuenta es saber que nadie puede considerarse sano sin una buena salud bucal. Las enfermedades de la boca repercuten en la calidad de vida.

Imagen | gaelx

 

Dejar un Comentario