Detectar y prevenir el cáncer de útero

La mayoría de  estos tumores –cáncer de útero- se diagnostican tras la menopausia, mujeres entre 50 y 70 años. Aunque, la gran ventaja está en que suele dar síntomas en las fases iníciales y esto permite tratarlo a tiempo en muchos casos.

Lo mejor que puedes hacer es conocer bien tu cuerpo, aprender a distinguir síntomas anormales de sangrado. Y por otro lado, lo peor que puedes hacer es ignorar el sangrado o echarle la culpa a la menopausia.


Hay que acudir al médico siempre que se tenga por ejemplo, sangrado vaginal anormal. Flujo blanquecino en la vagina. Dificultad o dolor al orinar. Dolor durante el coito. Dolor en la zona pélvica. También hay que hacerse revisiones como la exploración pélvica para conocer la condición y tamaño del útero.

Ecografía transvaginal, la exploración se contemplará con el estudio ultrasonido más utilizado que es la ecografía transvaginal que mide el grosor del endometrio.

Histeroscopia, se hace si despierta sospechas la anterior prueba. Es un examen del útero con un tubo delgado, una pequeña cámara y una herramienta para extraer un cultivo del endometrio.

Claro que también el peor enemigo es el miedo y no el cáncer. Es importante no tener miedo al cáncer y no dejar que los síntomas aumenten, ya que al fin y al cabo el paciente tendrá que enfrentarse y acudir al especialista. Un diagnóstico de cáncer no significa que la vida se acaba, en muchos casos solo es un accidente en una vida larga. En los casos solo es un accidente en una vida larga. En los casos en los que no se cura los pacientes pueden tener una larga supervivencia. No olvides que el cáncer se cura en un porcentaje de casos cada vez mayor.

Imagen | kukulcandesign

Dejar un Comentario