Cuida tus ojos delante del ordenador

cuida-tus-ojos-delante-del-ordenador

Trabajar delante de la pantalla de un ordenador puede convertirse en un auténtico suplicio para tus ojos, como sin duda habrás notado en más de una ocasión: Dificultad para enfocar la vista, pesadez de párpados, escozor ocular, enrojecimiento e, incluso, molestias y dolor.

Si te suenan estos síntomas, no hay duda de que has padecido en alguna ocasión la denominada fatiga visual, una situación transitoria y recuperable, en la cual los ojos sufren al realizar un trabajo de visión cercana, durante un tiempo prolongado y sin hacer descansos. Y es que los ojos también se cansan de trabajar, y la vista se agota después de estar todo un día delante del ordenador.

Por esta razón, un alto porcentaje de los profesionales que utilizan las pantallas de ordenador como herramienta de trabajo, ha sufrido problemas en la vista. En su mayoría, no son consideradas enfermedades graves pero, sin embargo, son causa de un deterioro en la calidad de vida así como motivo de un gran porcentaje de bajas laborales o de reducción en el rendimiento.

Una vez más, el medio más eficaz para tratar la fatiga visual es la prevención, poniendo todos los medios necesarios para evitar su aparición y mantener así una buena salud ocular. Por ello, a continuación te damos algunos consejos para evitar este problema:

  • Trabaja con un buen monitor: estás gran parte del día frente a él, por lo que es necesario el uso de un monitor con una buena resolución, que emita baja radiación. La pantalla debe ser brillante y nítida, tener un buen contraste y carecer de parpadeos; es conveniente evitar reflejos en la pantalla y es bueno apagarla cuando no la utilicemos. Además, los colores de los caracteres deben ser claros y mates para evitar reflejos y su tamaño debe ser adecuado para facilitar la legibilidad. Trabaja con texto negro sobre fondo blanco siempre que puedas.
  • Ojo con la iluminación: no siempre es posible, pero es importante trabajar en una habitación con luz homogénea y natural; se deben evitar los deslumbramientos.
  • Colócalo en el sitio correcto: el monitor debe estar situado por debajo de la línea de los ojos y a una distancia de unos 50 centímetros de los mismos; la pantalla ha de colocarse perpendicular a las ventanas, nunca en frente o de espaldas a ella, para evitar deslumbramientos y reflejos.
  • Tómate un respiro de vez en cuando: es fundamental realizar descansos y apartar la vista de la pantalla durante 15 minutos cada dos horas. Además, intenta cerrar los ojos periódicamente durante cinco minutos o fijar la vista en un punto lejano para descansar la mirada y pestañear con frecuencia.

Imagen | seiho

En Centro Mujer | Tratamientos corporales que funcionan